Las infraestructuras de tratamiento de agua de Gran Canaria consumen el 15 por ciento de la producción eléctrica de la Isla, más de 80 megavatios al día, y el objetivo del Cabildo es producir el 40 por ciento de la energía que requieren con fuentes renovables para reducir las emisiones de CO2 al menos en 17.500 toneladas al año y ahorrar el equivalente a 4.700 toneladas de petróleo al año, lo que además disminuye la dependencia energética del exterior.

 

Accede a la noticia al completo en la web de Noticanarias.com